Sunday, April 29, 2007

Divagando sobre la importancia de llorar

Al crecer las personas cambian. De vez en cuando miro hacia atrás y recuerdo mi forma de ser, mi extrema sensibilidad hacia todo y todos y mis inseguridades del pasado. Luego veo el presente y me asombro del camino que he recorrido para convertirme en un adulto. Cuando era niña era muy timida y tenia temor de todo, de adolescente me preocupaba como otros me vieran y lo que creyeran de mi. Como joven universitaria fuí incapaz de involucrarme en eventos que afectaran mi entorno, por falta de responsabilidad hacia mi misma y hacia los demas. Y ahora me alegra tanto darme cuenta que todos y cada uno de esos temores e incapacidades han sido al fin superados. Las experiencias que vas viviendo te van cambiando, sin lugar a dudas. El trabajar con otras personas, el verte obligado a tomar decisiones, en muchos casos a dar ordenes y a decir lo que piensas, son experiencias valiosisimas que te permiten crecer de una u otra forma.
Sin embargo he notado que con el paso del tiempo, en ese proceso de crecimiento, una parte importante de mi se ha ido. Antes lloraba .. todo el tiempo, es decir, las lagrimas venían a mi muy facilmente. Ahora aunque sienta que debo hacerlo no puedo, y para lograrlo debo ver alguna escena triste (y muchas veces no tan triste) en la tele o en el cine. Basta con ver una pelicula donde aun perro le hacen algo malo que enseguida me pongo a llorar.
Me molesta tener que recurrir a estos menesteres para lograr unas lagrimitas. Soy una convencida que llorar es una actividad muy sana que permite desfogar energías negativas acumuladas por el estres de la vida moderna.
Es en esas ocasiones, cuando no puedo llorar, en las que desearía regresar al pasado. Por supuesto que rapidamente me doy cuenta de que a los 17 jamas hubiese podido hacer lo que hago ahora, porque toda esa sensibilidad implicaba inseguridad. A veces hay cosas que debes sacrificar para llegar a cumplir objetivos en la vida :(

2 comments:

VrZelda said...

No a las lagrimas. Segun yo las lagrimas son lo mas irracional que hay jaja. A veces cuando parece que voy a llorar pienso en Alberto Olmedo, si se, es medio ridiculo pero pienso en el opening de No toca boton y pienso es cierto. Estoy en este mundo para ser feliz y no debo derramar ni una sola lagrima, me lo debo.

Mafalda said...

jajajaja, Alberto Olmedo, buena técnica. En ese caso yo estoy pensando en Alberto Olmedo todo el tiempo y los perritos que sufren son la antitesis de No toca botón.